Buscar
  • VETERINALIA

Viajar en coche con mi perro... mareos, vómitos y algún que otro "problemilla".


1 de cada 4 perros se marea

Los vómitos en el coche son un problema frecuente en un buen número de perros.

Generalmente suele ir unido todo, mareo, excitación, vómitos, incluso diarrea en casos extremos. Por eso, os dejamos unos consejillos que, esperamos, os sirvan de ayuda.

Según los diferentes estudios, entre un 15-25 por ciento sería la incidencia en perros que no toleran el coche. Dentro del porcentaje de perros afectados, algunos (los menos) son de difícil solución, pero en la mayoría de ocasiones podremos conseguir resultados.

  1. Esperar. En algunos ejemplares jóvenes la tendencia al mareo desaparece con la edad. A medida que el perro adquiere madurez (con el primer celo en las hembras) disminuye la frecuencia de mareo y vómitos. Esperar no es un método que solucione el problema, digamos que se “soluciona sólo”, pero al menos es una posibilidad que debemos tener en cuenta.

  2. Ayuno de, al menos, cuatro horas antes de comenzar el viaje. Y eso incluye alimento y agua. No funciona con mareos psicológicos, pero sí con mareos mecánicos.

  3. Frecuencia. No podemos pretender que un perro que suba una vez al año al coche no se maree, lo mejor es habituarle (de menos a más). Unas vacaciones serán un buen momento para que el perro haga pequeños viajes, de unos pocos minutos, y se vaya habituando al coche sin vómitos.

  4. Experiencias positivas. Al hilo de lo anterior… el perro es especialmente hábil en asociar acciones. Esto es: “subo al coche, lo paso mal, me llevan al veterinario, me pinchan…”. Procura que esa asociación cambie por: “subo al coche, me llevan a algún lugar, juego, me lo paso bien… sólo a veces me llevan al veterinario”.

  5. Buena temperatura. Mejor fresco que calor. Si el coche tiene climatizador trasero, una temperatura de 20 grados es perfecta. En caso contrario, sobre todo en tiempo caluroso, unos centímetros de ventanilla abierta (sólo unos centímetros) crearán una pequeña corriente de aire. Evitar los ambientadores.

  6. Entorno agradable. En el equipaje perruno podemos incluir algunos juguetes, mordedores… cualquier cosa que le haga más ameno el viaje. Lo mismo sucede con mantas o colchonetas. Se trata de crear un entorno conocido y amigable.

  7. Paradas frecuentes. Aunque algunos perros apenas toleran unos segundos el coche, en otros el mareo va en relación directa con la horas de viaje.

  8. Probar diferentes ubicaciones. El maletero (en coches familiares lógicamente) es el peor sitio para un perro que se marea. Prueba en los asientos traseros con un arnés y fijación al cinturón de seguridad homologados.

  9. Prescripción veterinaria. Si con todo lo anterior no es suficiente, no dudeis en pedirnos ayuda, hay fármacos que pueden echaros un mano. ¡Preguntadnos!


27 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now